domingo, 25 de enero de 2015

Lo que dio de sí el 2014

Como siempre, tarde para todo, no quiero terminar enero sin hacer un balance de los proyectos y labores que pasaron por mis manos en el pasado año. Sí, sí...ya sé que estas cosas es más típico hacerlas a finales de año o en los primerísimos días del año nuevo, pero como más vale tarde que nunca, allá vamos.

Enero
Una de las pocas veces que cogí los hilos de bordado fue para terminar este precioso diseño de Jardín Privé y que aún está a la espera de un acabado.

Marzo
Aunque en Febrero estuve ociosa, en Marzo os enseñaba este camino de mesa, uno de mis últimos proyectos con los que más contenta estoy.

Abril
Un regalo de alfiletero + mantelito, con diseño de Barbara Ana y adaptando los colores a las telas elegidas.

Agosto

 Después de unos meses sin aparecer por el blog, en Agosto me puse las pilas y empecé a experimentar con los hexágonos, terminé de montar un precioso bordado marinero de Teresa e incluso me atreví con un tutorial de patch con los alfileteros con bloques de bobina.


Septiembre



Septiembre no se me dio demasiado bien, empecé dos proyectos con los que no seguí adelante y lo terminé con este sencillo pájaro que anima mi terraza.

Octubre



Seguí experimentando con el patchwork y retomé el bordado con estos acericos, y acabé el top de mi quilt de tulipanes.

Noviembre

Con estos cuatro posavasos de log cabin con las telas coordinadas con las del camino de mesa terminé las labores el año pasado. Un año por el que, por diversas complicaciones en mi vida diaria, estuve bastante apartada del blog, pero espero en este año retomar el buen ritmo de labores y entradas.
¡Besos y Felices Puntadas! 

viernes, 16 de enero de 2015

De regreso y con (más) regalos.

Cada año me cuesta más volver a la rutina después del parón de las fiestas navideñas, entre unas cosas y otras al final me planto en mitad de enero después de un mes sin dedicar, ya no un poco de tiempo libre a coser, si no ni siquiera a plantearme proyectos nuevos.
Entre viajes, comidas pantagruélicas, preparaciones de menús y obligaciones varias, este pasado año pude quedar con Tamara y, como siempre, me obsequió con un montón de cositas (a diferencia de mí, que he estado vaga hasta para preparar regalos).
¡Mirad qué cantidad de regalitos y qué bien presentado todo! El libro de las flores a ganchillo lo había tenido ya en las manos y es una pasada la cantidad de modelos que vienen, unos más fáciles, otros más complicados.. pero todos igual de bonitos.
En la caja pequeña venían empaquetados con todo mimo unos jabones artesanales (de lavanda, para prendas delicadas y hasta uno ¡de chocolate!)
El ratoncito cascabelero es un regalo de Pity (su gato) a Orión, y no sé si se apreciará que en esa foto ya estaba algo mordisqueado... en cuanto lo ve cerquita se dispone a atacarlo.
Aquí podéis ver los bordados con todo detalle, el diseño navideño con el cuervo es una monada, y el de los pájaros azules está relleno de lavanda y deja su aroma allá donde lo coloco. Lo he colocado junto a otros dos cojincitos que también me regaló Tamara, para que veáis que chulos quedan todos en conjunto.
Los jabones artesanales, etiquetados con todo detalle para que no me equivoque de pastilla, estos sí que me dan más pena usarlos pero los acabaré probando más pronto que tarde, seguro.
Y por último y, como va de regalos la entrada de hoy, os dejo con un par de libros que encontré debajo del árbol en el día de Reyes.
Los miro y los remiro y no me decido por ningún proyecto en concreto ¡me gustan todos! De momento mi madre ya me ha pedido una bailarina Tilda, así que me pondré a practicar, que la primera seguro que me queda un churro ^^

¡Besos y Felices Puntadas!

jueves, 18 de diciembre de 2014

De regalos y ronroneos.

Ayer hizo dos semanas que fue mi cumpleaños (34, para las más curiosas) y, como siempre, no sé si es que me porto fenomenal durante el año o es que tengo una familia que no me la merezco porque siempre me colman de regalos, de lo que necesito, o de lo que me encapricho y además siempre de sorpresa que hace más ilusión todavía.
Comencé el día con un montón de regalos que me hizo Miguel, en parte intuidos, en parte sorpresa, pero cuando terminé de desenvolver paquetes me dijo que quedaba otro más, pero que no lo tenía ahí en ese momento. Después de una larga espera (bueno, quizá se me hizo larga porque no hacía más que cavilar qué podría ser xD) me trajo...esto...
Se llama Orión y es súper complicado hacerle una foto en condiciones porque al ser cachorro aún, es un trasto y no para quieto más que para dormir. Fue una completa sorpresa porque siempre me dijo que no quería tener animales en casa y no me lo esperaba absolutamente para nada, acertó al cien por cien, por supuesto :D
Mis padres por su parte me regalaron un portátil nuevo y pude por fin retirar el viejo que no hacia mas que estropearse una y otra vez, asi que a partir de ahora no tendré excusa para no actualizar el blog con frecuencia.
Bueno, si, excusa si voy a tener, porque mirad lo que pasa cada vez que intento coser algo...
...misteriosamente me desaparece la bobina de hilo entre pelos y zarpas.
Pero antes de eso había podido avanzar un poco más en mi quilt de tulipanes, me atreví por fin con el acolchado de las flores con una sola costura alrededor de ellos a medio centímetro de distancia.
Cuando pueda retomarlo acolcharé la franja verde por las costuras porque es muy estrecha para hacer florituras, lo que no sé es lo que haré con la última franja, la de los retales...lo iré pensando de mientras.

¡Besos y Felices Puntadas!

domingo, 16 de noviembre de 2014

Posavasos Log Cabin terminados

Lo cierto es que no me ha llevado mucho tiempo coser el bies al resto de los posavasos pero tampoco puedo decir que esté plenamente satisfecha con el resultado. La idea del log cabin me encanta y también el hacerlos diferentes entre sí combinando telas en el bies... el problema ha sido al coser éste que no me ha quedado tan recto como me habría gustado. En la entrada anterior podéis ver cómo eran mis posavasos antes del bies y en la siguiente imagen como han quedado finalmente.
 No están del todo mal PERO no están tan bien como yo quisiera, supongo que es debido a algún fallo al coser el biés ¿algún consejillo?
 Para la parte trasera elegí una tela muy sencilla con pequeñas rayas estampadas beis y blancas... quedan tan bien con el bies multicolor que también se podrían usar por este lado.
 En esta foto todos juntitos se ve mejor que los bordes están algo "titubeantes", voy a probar a humedecerlos un poco antes de plancharlos de nuevo a ver si mejoran algo.
Puede que los colores y los estampados de las telas os resultaran ligeramente conocidos, y es que en marzo de este año os mostraba este camino de mesa que cosí siguiendo la misma gama cromática aunque utilizando cuadrados en vez de tiras de tela.
Me gusta mucho esta combinación de colores y, aunque cada uno en su línea, hacen un bonito conjunto ¿no os parece?
Aunque aún queda mes y medio para los agobios de los regalos navideños, este conjunto de posavasos me parece una idea genial para aquellas que os guste preparar vuestros regalos con antelación. Podéis elegir cualquier combinación de colores que se os ocurra, a juego con la decoración o con los gustos del destinatario....
¿Qué os parecen en esta gama por ejemplo?
Os quedarían muy originales, con un toque atrevido y sesentero que puede quedar muy bien en una decoración moderna y actual con superficies blancas o acristaladas.
Con esta entrada larga y con muchas fotos os dejo por unos días, tengo que volver a llevar el pc al taller y estaré de nuevo desconectada... la parte buena es que en este tiempo "libre" espero perfilar algún proyecto que tengo en mente, ya os iré dando detalles.

¡Besos y Felices Puntadas!

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Posavasos Log Cabin en progreso.

Sigo con problemas tecnológicos, llevo una temporada fatal en la que no puedo navegar por internet tanto como me gustaría, y menos aún actualizar el blog... y la situación no tiene visos de cambiar por el momento, así que aprovecharé los pocos ratos de cordura de mi pc para pasarme por aquí y contestar también algunos correos.
Os agradezco a todas las que me habéis enviado consejos sobre el acolchado del top de tulipanes: casi todas coincidís en que lo haríais bordeando los tulipanes, así que eso haré finalmente, pero mientras me atrevo a meter la aguja en ello, he estado practicando con algo más pequeño.
Como mi proyecto de mantel para la merienda se convirtió finalmente en el top de tulipanes, volví a mi tablero de pinterest a buscar inspiración pero en vez de un mantel, se me antojaron unos posavasos. Me encantaron estos formados por un log cabin grande dividido en cuatro, sé que normalmente se haría cada uno por separado pero como no estaba convencida de ser capaz de cuadrarlos lo hice "a lo bruto".
Ya veis que aún no están terminados, me falta poner el bies a tres de ellos, pero quería también que vierais lo bien que quedan sin él ¡creo que me gustan más de esta manera!
De todas formas voy a acabarlos como tenía en mente. Es la primera vez que pongo un bies de retales y me parece una idea divertida de terminar con nuestros restos de telas.
Este pequeño trabajo me ha servido también para entrenarme un poco con el acolchado, lo he hecho muy simple, a medio centimetro de cada una de las costuras y me ha gustado mucho el resultado. Es verdad que el acabado es mucho mejor, aunque también los fallos que he tenido al coser el log cabin se notan más.

¡Besos y Felices Puntadas!

jueves, 23 de octubre de 2014

Top de Tulipanes.

Sé que estáis deseando ver en qué terminó mi top de tulipanes, así que rápidamente os comentaré cuál fue mi idea para el último borde. Después del borde del "césped" lo veía bien, pero me apetecía darle más colorido y un tono desenfadado, así que saqué mi caja de sobrantes de tela y...
...fui recortando trozos y los cosí al azar formando cuatro tiras de retales del largo y ancho de mi top.
Ya había dispuesto un borde blanco para que no se unieran con el borde de "hierba" por lo que después del aburrido trabajo de planchar todas las costuras abiertas, cosí estas tiras intentando que me cuadraran las esquinas.
Colorido ha quedado, desde luego, y esta última tira es un buen método para aprovechar los pequeños sobrantes de tela que vamos acumulando de otros trabajos.
Y ahora necesito vuestro consejo de expertas... ya sabéis que mi experiencia con el acolchado es nula, por una parte me da reparo meterme con la aguja y cargarme todo el trabajo, y por otra creo que así sólo queda algo soso...
¿Qué me aconsejáis?

domingo, 19 de octubre de 2014

Any time is tea time Pincushions

He tenido que revisar el archivo del blog para saber hacía cuánto no bordaba una crucecita y me ha sorprendido ver que en lo que llevamos de año sólo he escrito ¡2! entradas por este motivo: la que os contaba que había finalizado de bordar mi Lady Quaker (que aún espera un acabado adecuado a su estatus) y en la que os mostraba el regalo que envié a Lydia, el Stitchingly Ever After. Y para llegar a ellas he tenido que retroceder a los archivos de principio de año...
No es que haya estado muy productiva, pero es que el resto de las demás entradas del blog tratan casi única y exclusivamente de patchwork, ¿habré dado un giro completo a mi aguja o será sólo una etapa pasajera?
De cualquier modo, este fin de semana he querido acabar con esta pereza puntocrucera y me he dedicado a algo sencillo y que me gustara mucho, para animarme... como no, otro alfiletero. Dos por el precio de uno, además, pero estos pequeños acericos son más un adorno que algo práctico, pero ejercen su función decorativa a la perfección.
Había visto la idea de un reposa bolsitas de té (tea bag caddy) reconvertido en alfiletero en el blog de Nina, y ella comenta que lo había visto antes en internet. Al final no sé si es que copiamos todo unos de otros o es que la creatividad se basa en eso, inspirarse en los trabajos de los demás y darles un toque propio.
Para quitarme las telarañas bordé esta pequeña tetera que vi en pinterest, en un verde agua similar al tono del otro reposa bolsitas y le añadí una puntilla marrón alrededor.
Para el segundo alfiletero escribí "Cualquier hora es la hora del té" y lo bordé con puntada atrás, aunque las letras son tan pequeñas y con tanta curva que casi son pequeños puntos. Añadí un borde y un lazo también bordado aunque con un sólo hilo en vez de los dos que utilicé para las letras. También le cosí alrededor un piquillo en marrón oscuro a juego con la puntilla del primer acerico.
Ha sido un pasatiempo ameno y divertido de realizar y muy gratificante porque en poco tiempo he dado forma a la idea y la he podido ver terminada.
En pocos días volveré a la carga con el patch y los tulipanes ¡no os lo perdáis!

¡Besotes y Felices Puntadas!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...