lunes, 2 de mayo de 2016

Little Red-Cap Zipper Pouch.

Normalmente en mi proceso creativo (o "copiativo", depende del caso) primero le doy forma al proyecto y después de tener en mente un bosquejo, me pongo a imaginar colores... o telas, que para el caso es lo mismo. En esta ocasión fue justo al revés: en cuanto vi esta tela tan mona, tan estampada, tan naïf, con el rojo y el turquesa en contraste como colores predominantes... me inspiró inmediatamente el proyecto. 
Casi no lo tuve ni que pensar, me puse manos a la obra, elegí los estampados que formarían los hexágonos, planché con sumo cuidado esta tela turquesa tan preciosa que guardaba para algo especial...
...una cremallera en rojo oscuro, una tela del mismo color para el interior, una pequeña cinta de raso para facilitar el manejo de la cremallera...
...un fin de semana con mucho tiempo libre y los básicos de costura: hilo, aguja, alfileres...
...y fotos ¡muchas fotos! Y un mosqueo enorme por el sol que hizo que la mayoría de mis fotos hayan salido sobreexpuestas, pero no me he dado cuenta hasta la hora de editarlas.
No, ya sé que en la entrada de hoy no hay muchas fotos, es que aprovechando que repetía el proyecto de la bolsita con cremallera saqué algunas imágenes del proceso y estoy preparando un tutorial que os mostraré más pronto que tarde y que espero que os guste ^^

¡Besos y Felices Puntadas!

domingo, 24 de abril de 2016

Strawberries & Pins

A pesar de que el rojo es uno de mis colores preferidos y lo utilizo a menudo en trabajos de patch y bordados, entre mi bastante amplia ya colección de hilos de bordado no tenía ninguno que se asemejase siquiera para este diseño. Llevaba ya algunos meses dando vueltas en mi carpeta de "proyectos" pero lo iba relegando porque no creía que fuera a funcionar en ningún otro tono que no fuera el original. Pero por fin llegó el día en el que me animé a hacer un pedido de hilos y en una tarde terminé el pequeño bordado y monté (¿qué otra cosa podría ser?) ¡un acerico!
La inspiración para este acerico tan primaveral la saqué, como casi siempre, de Pinterest, aunque yo me decidió a bordarlo en dos hilos sobre dos en vez de uno sobre uno, pero el diseño es el mismo, una fresa sacada del libro de Veronique Enginger, Le monde de Beatrix Potter.
Utilicé dos retazos de lino para el acerico, en tono natural sobre el que bordé la fruta, y más oscuro en la parte trasera. La tela estampada con fresitas le va como anillo al dedo al bordado y, como no me apetecía coserle una puntilla, le añadí una pequeña etiqueta con la misma tela en la parte de los linos.
Fácil y divertido de hacer, este pequeño ya engrosa mi colección de acericos primaverales y alegra estos días aún tan oscuros por el norte con la promesa de días más largos y luminosos ¡Y ya tengo un proyecto menos en mi carpeta! Lo malo es que por cada uno que sale, entran diez o quince xD

¡Besos y Felices Puntadas!

viernes, 8 de abril de 2016

Abejas de intercambio

Me está costando un mundo volver a la normalidad después de los días de relax y relajación de la Semana Santa, pero me he animado a subir esta entrada porque quería compartir con vosotros el intercambio que realicé estos días con Oskar. Ya sabréis que tengo un exceso de alfileteros hexagonales y Oskar se ofreció amablemente a hacerse cargo de uno de ellos y darle  cobijo y utilidad, al igual que Lydia acogió a otro de ellos como os comentaba en esta otra entrada. Y cuando Oskar me ofreció realizar un intercambio costuril  no me pude negar, hacía un montón de tiempo que no me animaba con uno y me apetecía muchísimo... así que siguiendo con el tema del alfiletero que Oskar eligió para acomodar en su casa (una abeja combinada con telas verdes), me puse a la tarea y resultó esta bolsita guarda-todo.
Hay veces que las cosas no salen cómo habíamos planeado y, aunque mi primera idea fue montar el bordado de la abejita en una bolsa plana, del tipo de las que podemos ver en el blog Carolina Stitcher y del que soy rendida seguidora, enseguida me di cuenta de  que no iba a resultar muy útil una bolsita de ese tamaño y plana... así que finalmente le dí un poco de base y quedó tal cual veis, con un espacio ideal para guardar cualquier utensilio que se nos ocurra.
Mi siguiente idea fue hacer un costurero de viaje, plano y muy reducido, pero muy útil para añadirlo a la maleta con unas cuantas hebras de hilo, aguja y quizá un par de botones sujetos con un imperdible. Para él utilicé la misma tela del alfiletero y añadí un toque de color con el fieltro amarillo; en el exterior añadí un pequeño recordatorio impreso en una tela de Lynette Anderson: "Home is where I love to be, growing flowers, sewing quilts" Si amplíais la imagen podéis ver la diferencia de count entre la lugana verde del alfiletero y el Lino Newcastle de la bolsita.
Ésta fue una idea de última hora, un alfiletero cuya base es una vela de té colocado sobre una gallina de casco. Elegí la tela en verde agua a juego con la gallinita en  vez de seguir la gama cromática del resto de utensilios, y añadí una vela en forma de huevo para la gallina para que pueda utilizar el alfiletero también por separado.
Y para completar, unas cuantas "chuches" aparte de dos fat quarter se me ocurrio hacer un mini charm pack con telas que conjuntasen entre sí, una idea que me parece fantástica para intercambios porque siempre nos acabamos aburriendo de las telas que tenemos y nos apetece probar otras diferentes, aunque sea en pequeñas dosis. Unos colgantes y alguna otra cosilla más, entre ellas, un hilo de lana "moire" para que embellezca sus quilts.

Y como siempre, he dejado lo mejor para el final....¡lo que yo recibí! :D

Mirad qué conjunto tan precioso de biscornú, alfiletero y fob, con hilo verde matizado (ambos utilizamos este color para el intercambio :D) y con multitud de cuentas adornándolo ¿Veis cada puntito amarillo entremezclado entre las cruces verdes? Pues cada uno es una pequeña cuenta que realza la labor; también hay pequeñas cuentas verdes en el centro de los adornos verdes, y otras más grandes en las esquinas del alfiletero...¡con tantas lucecitas este será a partir de ahora mi kit costurero de los días festivos!
Oskar también incluyó en el paquete este precioso marcapáginas realizado en hardanger, que me dejó también ojiplática porque yo lo intenté varias veces pero soy negada completamente para ese tipo de labor. Cada punto es una verdadera maravilla, y me encanta el hilo matizado en gris, parece un pequeño oso polar :) Como siempre ando con varios libros a medio leer lo utilizaré como marcapáginas aunque he sido debidamente informada de que lo puedo aplicar a cualquier labor que me apetezca ^^
Los trabajos todos juntitos, no me digáis que no son una preciosidad (en esta foto se aprecian mejor la cantidad de cuentitas y el trabajazo de todo el conjunto)
Y ¡cómo no! unas cuantas chuches para calmar la gula: botones de madera, pequeños charms de metal, una puntilla de ésas que tanto nos gustan, telitas surtidas, un hilo matizado, una perforadora en forma de flor e incluso mi inicial ¡Ah! y un pequeño panel en forma de marco que me tenía desconcertada porque no sabía qué utilidad tenía hasta que Oskar me informó de que se añade a los quilts para escribir una dedicatoria o la firma y el año del acabado... o sea, que tengo que hacer un quilt sí o sí porque quiero utilizarlo ya :D
Espero que la entrada de hoy no os haya cansado mucho, sé que han sido muchas imágenes pero quería enseñaros tanta maravilla como recibí y los trabajitos que yo envié ¡espero que os haya gustado!

¡Besos y Felices Puntadas!

miércoles, 23 de marzo de 2016

Dos pequeños bordados.

Con las canciones de la radio sucede que no sabes si te gustan porque sí o es la repetición constante la que hace que te acostumbres a ellas y te acaben gustando. Lo mismo me sucede con algunos diseños que veo bordados una y otra vez en la blogosfera, no estoy segura si nos gustan a todas porque son realmente bonitos... o es que acabamos rindiéndonos a ellos tras tanta repetición.
Y exactamente esto es lo que me sucedió con el bordado que hoy os quiero enseñar, un saltarín conejo de The Trilogy, Happy Bunny Bunny Day. Si lo buscáis tal cual en google veréis la cantidad de acabados diferentes que encontráis: en forma de pinkeep, enmarcado, con botones, con rosas bordadas, en estilo primitive... mi opción fue muy clásica.
Realizado en lino de color natural, con rosas bordadas en vez de los botones (quedan un poco aplastadas por el cristal, pero me gustaba la opción y quise dejarlas tal cual) y enmarcado en un sencillo marco de Ikea.
Me gustaba muchísimo cómo quedaba y quise añadirle una pareja, otro diseño de The Trilogy llamado Happy Home Home Day, del que curiosamente no encontré ninguna imagen del bordado acabado ¿Es menos bonito que el conejo? ¿Quizá sea por la gama de color más oscura?
Podéis juzgar vosotros mismos, a mí me parecen una pareja encantadora, aunque es verdad que cambié un par de hilos para que resultara más luminoso y el dúo quedara más conjuntado.
El bordado original lleva también botones, pero como quería enmarcarlo igual que el primero y con los botones no podría hacerlo, le añadí un par de estrellas recortadas en papel decorado en tonos parecidos a los hilos.
Happy Home Home Day y Happy Bunny Bunny Day, The Trilogy.
Lino Zweigart Newcastle Flax 40 ct.
Hilos DMC/Rosace
Ya están decorando una de las paredes de mi casa ¡y quedan fenomenal!

¡Besos y Felices Puntadas!

domingo, 13 de marzo de 2016

Conjunto Hexagonal

No sé si os habréis dado cuenta, pero llevo una temporada espaciando bastante las entradas y la razón principal es que el tiempo de ocio lo dedico principalmente a coser... vamos, que mi aguja hecha humo. Tengo que aprovechar estos frenesís currantes, que no se dan muy a menudo, así que desde que comenzó el año estoy subiendo una entrada cada 10 días o dos semanas, ya ni hablar de lo poco que me paseo por los blogs, pero a cambio, puedo enseñaros cosas bonitas ¡y acabadas! :D

Cuando hace un par de entradas os enseñaba mi colección de alfileteros de hexágono bordados (otra locura costuril transitoria), os comentaba también que no sabía dónde guardar tanto acerico y Lydia se ofreció amablemente a adoptar alguno. La ardillita fue su elección, y es que ¿quién se puede resistir a este pequeño roedor?
Pero claro, me parecía que se iba a encontrar muy triste viajando sola, así que tuve que añadir alguna cosilla más (es el vicio de la costurera, sólo necesitamos la más nimia excusa para poner en marcha la aguja), así que con las mismas telas y algún añadido más me dispuse a completar el conjunto.
Aprovechando que el estampado de la tela principal en el acerico encajaba perfectamente en mi molde de hexágono y que me apetecía experimentar, formé este bloque de log cabin hexagonal. Fácil, divertido, rápido.... y súper vistoso. Tengo ganas de repetirlo pero con telas dispares...
Seguro que ya muchos habréis adivinado lo que es, y es que cuando se me mete algo entre ceja y ceja luego me cuesta pasar página....
¡otro librito de agujas!

Con el fieltro de las páginas en color rojo y algún complemento a juego, como la cinta que sujeta las páginas de linos, o el hilo que rodea la aguja, no me quise exceder con el colorín y opté por una tela interior muy neutra (No os imagináis lo que me costó recortar el fieltro de forma hexagonal sin tener molde, a la tercera fue la vencida y aún así no está perfecto)
La trasera del acerico conjunta a la perfección con el librito guarda agujas ¿no os parece?
Me lo he pasado bomba dándole forma al conjunto, siempre es más fácil planear todo a la vez, pero de esta forma es más divertido. Ahora sólo me queda esperar que Lydia esté tan encantada como yo con su kit hexagonal, que le dé mucho uso, y que cuando lo haga se acuerde un poco de mí :)

¡Besos y Felices Puntadas!

lunes, 29 de febrero de 2016

Donde hay abejas...

Uno de los motivos animales que más se repiten en los diseños de punto de cruz son las abejas, lo que es un tanto extraño porque ninguno en la vida real vamos por el campo deseando ver a estos insectos, fotografiarnos con ellos o acariciarlos. Debe de ser más bien por su fama de trabajadoras incansables y entusiastas por lo que inspira a tantos artistas. Y no sé si es por esta razón por la que también yo me he sentido inclinada en más de una ocasión a darles vida sobre la tela, así podéis ver varios ejemplos como en esta entrada donde os enseñaba una doble versión de Her Majesty Pincushion de Blackbird Designs y una adaptación del Bee de SubRosa.
Así que cuando descubrí el diseño de Prairie Schooler Where there are bees there is honey (Donde hay abejas, hay miel) no me pude resistir a bordar los pequeños motivos cuadrados que me parecieron ideales para un librito guarda agujas. Y dicho y hecho... con un trecho gordo por en medio porque este bordado lo acabé antes de las fechas navideñas y lo monté la semana pasada.
Where there are Bees, The Prairie Schooler.
Hilos DMC/Rosace sugeridos
Lino Zweigart Belfast Cream 32 ct.

Para montar el librito utilicé una entretela rígida que fue un acierto total: muy manejable, le da forma y consistencia sin llegar a tener una apariencia demasiado almidonada.
Seguí la sugerencia original del patrón para los hilos, me gustó el abanico de colores un tanto apagados y vintage, creo que le van muy bien al diseño con pequeños motivos que recuerdan al estilo quaker.
En las pasadas navidades recibí como regalo, entre otras cosas, un charm pack de telas de Moda, la colección Bon Voyage de French General, y por sus colores y estampados me parecieron ideales para montar este pequeño libro. Los charm packs son una idea genial, el único pero que se les puede poner es que se acaban demasiado pronto xD
Añadí cuatro "páginas" de fieltro blanco que acomodan perfectamente las agujas que más a menudo utilizo y también algunos alfileres. Un par de hexágonos en las contraportadas con relleno fino y la tela haciendo contraste sirven de almacenamiento extra y recuerdan a las celdillas de las colmenas.
En ésta primera página coloqué una etiqueta con el dibujo de una máquina de coser para recordarme que es la zona de las agujas de costura.
Y en ésta que es la última, la etiqueta tiene el dibujo de una bobina y un guarda hilos de plástico como los que utilizamos para almacenar los hilos de bordar, para señalar la zona de agujas de bordado.
En la página central es dónde más elementos decorativos añadí, tomando como ejemplo los coquetos libritos guarda agujas de nanacompany.
Un par de retales de lino demasiado pequeños para bordar sobre ellos (¡seguimos sin tirar nada!) y sujetos con una cinta decorativa en la parte derecha me ofrecen aún más sitio para mis agujas. Otra cinta decorativa en el lado izquierdo a juego con las telas del guarda agujas y unos botones en los extremos me conducen rápidamente casi-casi al borde del horror vacuii.
Pero como no me quiero olvidar de quién es realmente la protagonista del librito, añado un último adorno que quizá me ayude a desprenderme de una vez y para siempre de mi pereza.
Un último apunte: como siempre, está cosido a mano pero no acababa de convencerme la costura central, así que desenterré la máquina de coser e hice esta simple línea en... cuarenta minutos. Otro día si queréis os cuento todas y cada una de las vicisitudes que pasé en ese rato, que me hicieron casi desistir del intento. A perezosa no me gana nadie, pero a cabezota, tampoco :D

¡Besos y Felices Puntadas!



domingo, 14 de febrero de 2016

Alfileteros de hexágonos bordados

Hace tiempo que vi en Pinterest estos alfileteros tan chulos en los que combinaba los acericos de hexágonos del que ya os colgué tutorial, con bordados en punto de cruz y telas a juego con el hilo de bordado. Me parecieron ideales pero, como tantas y tantas cosas, lo dejé apartado en mi carpeta de "proyectos" y seguí con otras cosas. Hasta que hace unas semanas me encontré de nuevo con un bordado sobre un freebie de Sub Rosa que había dejado a medias y que no me vi con ganas de retomar, pero que se me ocurrió podía aprovechar montándolo en uno de estos acericos de hexágono.
 El caso es que me daba pena desaprovechar el trozo de lugana en el que estaba bordado, que no era demasiado, y decidí hacer algunos bordados más para acabarlos de la misma forma.
Y así fui, eligiendo bordados de animales de diferentes diseñadores que me encajaran con las dimensiones de mi hexágono. Por una parte fue una suerte que la lugana sobre la que están bordados tuviera un count pequeño... y por otra, sufrí lo indecible para hacer los medios puntos de esta ardillita. Eso sí, me encanta cómo quedó, tan mínima y coqueta.
Aproveché otro retal de lugana verde (¡aquí no se tira nada!) y bordé esta abejita de la que pronto os enseñaré otra versión.
Cada acerico es diferente, en unos cada hexágono está realizado sobre una tela distinta (todos trocitos pequeños que voy guardando), en otros están combinados dos a dos, la abeja va enmarcada con el mismo estampado, telas cálidas en unos, pastel o country para otros...
Aquí os muestro las traseras, no sé por qué haciéndolos todos de la misma forma unas veces me han quedado casi perfectos y otros están más chuchurríos.
Los tengo guardados en esta huevera-gallina que cuelgo de la pared a una altura a la que no llegue el gato, que en cuanto me descuido se pone a jugar al fútbol con ellos. El problema ahora es que tengo tanto alfiletero que no sé qué hacer con ellos ^^

¡Besos y Felices Puntadas!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...